PRINCIPAL

 

     ESTATUTOS

 

     ACTIVIDADES

 

     PUBLICACIONES

 

     CONTACTO

 

     WEBS AMIGAS

 

     NUESTRO BLOG

 

     GALERÍAS

 
    
 
 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

BUJARAIZA  (Memorias de otro tiempo)

   La presente publicación es una reimpresión de dos interesantes textos en la historiografía literaria serrano-segureña, que vieron la luz hace veinticinco años y desde hace tiempo se encuentran agotados. Ambos fueron publicados de manera casi simultánea en los años 1977 y 1978, aunque con formatos bien distintos, pues mientras uno es un trabajo periodístico que apareció con carácter semanal en la prensa, el otro adoptó la forma de revista periódica.

   El primero de ellos es la página que bajo el título de "Río Madera Abajo" publicó el Diario JAÉN durante cien semanas en la edición dominical de los referidos años, y el segundo son los cuatro números de la revista BUJARAIZA editada en Madrid en los mismos años. Dichos trabajos fueron publicados a raíz de la creación en 1976 de la Asociación Cultural ”Sierra de Segura”, constituida entonces por varias personas de diferentes pueblos de la comarca, interesadas por su tierra y por los valores del patrimonio cultural, vivencias y problemas que afectan a toda la comunidad serrana, entendida como un único pueblo constituido por los diversos barrios que forman sus municipios, que en otro tiempo integraron el Común de Segura y su tierra.

   Fue en los comienzos del año 1977 cuando la Dirección y los responsables del Diario Jaén propusieron a un grupo de autores serranos el encargo de elaborar una serie de trabajos dedicados a la Sierra de Segura. Su aparición tendría lugar con una frecuencia semanal formando parte del suplemento o “Magazine” dominical, y su extensión sería de toda una página cuyo contenido versaría sobre diferentes aspectos de la vida serreña de los pueblos jiennenses que la integran.

   La tarea encomendada no era fácil de cumplir con el rigor y la dignidad que el asunto requería, teniendo en cuenta la entidad y características del pueblo serrano-segureño, que se manifiestan en la reciedumbre y gravedad del alma de los naturales de la sierra, la profundidad de la filosofía popular y la extraordinaria riqueza que posee el patrimonio cultural de la comarca de la Sierra segureña, y de su propia singularidad dentro del panorama de la provincia de Jaén. Por otra parte la exposición que se hiciera en el periódico no podía soslayar los problemas que tradicionalmente han atenazado a la comarca durante siglos, ni la dura realidad en que siempre ha vivido su población, lo que añadía una mayor complicación al trabajo. Y un riesgo añadido representaba también describir con fidelidad cada semana el mundo de las creencias, costumbres y vida cotidiana de la población y al mismo tiempo hacerla amena a los miles de lectores del periódico, y todo ello haciendo compatible la crítica y el comentario con los auténticos principios y valores del pueblo serrano-segureño. El objetivo a conseguir era en definitiva tratar de describir el complejo y profundo mundo del hombre serreño en su faceta individual, y la discriminada situación del pueblo serrano entendido como comunidad vecinal, y hacerlo de una forma equilibrada y digna, estando por tanto a la altura de la auténtica imagen que la Sierra ha ofrecido de sí misma a propios y extraños a lo largo de la historia. Todo lo cual sólo era posible partiendo de la base de ser los autores de los trabajos naturales de la comarca y estudiosos de la misma, con relaciones directas dentro de la comunidad serrana y teniendo un conocimiento directo de las materias que se iban a tratar en cada caso.

   Con estos propósitos se inició la publicación en el Diario JAÉN de la página bajo el título de "Río Madera Abajo", sugerido por el conocido redactor y cronista oficial de la ciudad de Jaén, don Vicente Oya, que hacía alusión al mensaje que una tierra lejana y desconocida enviaba al mundo exterior de los lectores de la provincia y de otras latitudes. Para cumplir los fines propuestos, la composición de la página fue estructurada en tres secciones habituales que pretendían cubrir aspectos concretos de la vida de la población serraniega, cada una de las cuales giraba bajo un subtítulo propio.

 - La primera de dichas secciones eran las
"Cancamusas Serranas" escritas por Aemilius, que tenían por objeto exponer el habla peculiar de la población a través de vivencias y hechos llenos de gracia y fino genio, que como ráfagas filosóficas del pueblo serreño sólo un reconocido humorista como el profesor Emilio de la Cruz podía realizar. La importancia de estas páginas fue reconocida con su publicación en 1991 por la Diputación Provincial como libro, que apareció bajo el título de El Tío Gil y la Hermana Donatila. El valor lingüístico y antropológico que encierra el trabajo de Emilio de la Cruz es de tal entidad, que su contenido constituye hoy un filón de materiales filológicos de primer orden que está sirviendo como fuente para el estudio del léxico y la fonética popular por parte de varios lexicógrafos y filólogos andaluces.

 - Bajo la denominación de "Las Historias del Hermano Procopio" aparecía otra sección cuyo fin era dar a conocer las vivencias y costumbres propias de la vida tradicional de la población, haciendo un recuento de los más variados usos populares personificados en gentes y en acontecimientos peculiares exponentes del rico mundo cultural en que se desenvuelve el pueblo serrano-segureño. Su autor firmaba con el seudónimo del Hermano Procopio, adoptado en homenaje a un viejo y singular personaje del mismo nombre residente en una de las aldeas de lo más recóndito de la sierra. Según opiniones de varios autores, el contenido de esta sección significó en su día una interesante aportación al estudio y recopilación de la etnografía cotidiana de la población, que ha sido también considerablemente ampliada en trabajos posteriores por autores como Manuel Alquife, Lola Suardíaz, Ángel Robles, José Gómez Muñoz, Sebastián Robles Zaragoza, Francisco Bravo, Olayo Alguacil, Sebastián Palomares o José Laso, que por sí mismo ha rehabilitado una casa e instalado un Museo etnográfico en la aldea de Los Anchos.

 - Una tercera sección era la subtitulada "Con el dedo en la llaga" firmada por Paco el de la Justa, que tenía por fin exponer las deficiencias, problemas y situaciones de injusticia, arbitrariedad o de simple incongruencia en que se ha visto envuelta habitualmente la vida de la comarca, cuyos orígenes responden a planteamientos históricos, humanos o políticos, muchos de los cuales se arrastran a lo largo del tiempo o son fruto de la indefinición del status y uso de la montaña, y de la insuficiencia y poca dotación de bienes o servicios públicos, y aún de la falta de expectativas que pende sobre su población más joven.

   Acerca del contenido hay que hacerse eco del buen recibimiento con que fue acogida la página "Río Madera Abajo" por parte de los profesionales del mundo de la información y la opinión de muchos lectores, siendo estimada en su momento como una aportación periodística original que representó la introducción en los medios informativos escritos de un soplo de aire que se salía de lo común y daba frescura y aliento a la edición dominical del periódico. Según testimonios de los propios interesados, eran muchos los lectores que esperaban ilusionados la llegada del domingo para leer la página, que unía la agudeza humorística de personajes populares que pocas veces se han visto reflejados en la prensa, y la exposición de usos y costumbres de la vida del pueblo serreño, con la denuncia de injusticias, carencias y problemas de muy diversa índole, que dotaba al trabajo una variedad inusual en los medios escritos. El reconocimiento del valor de la página fue corroborado con la invitación que otro medio periodístico formuló a los autores para continuar su publicación.

   Respecto a las consecuencias de su aparición hay que señalar que en su momento tuvo determinados efectos beneficiosos para la comarca a corto y medio plazo, logrando llamar la atención de organismos y autoridades en algunas ocasiones sobre problemas concretos cuya resolución no se afrontaba, y corrigiendo en otras cuestiones puntuales retrasos que venían siendo usuales desde tiempo inmemorial. La denuncia escrita de situaciones problemáticas de la comarca, no solo sirvió para airear a la opinión pública su existencia, sino para comprometer a algunos círculos de poder y a determinados organismos frente a sus obligaciones con la población serrana. En este aspecto hay constancia del seguimiento que en determinadas instancias oficiales de la presidencia del gobierno y de instituciones provinciales se hacía del contenido de la página, con especial incidencia sobre organismos relacionados con la gestión forestal del territorio.

El peso de la redacción de la página corrió a cargo de Emilio de la Cruz y Faustino Idáñez, quienes, como los demás colaboradores, escribieron los artículos de forma desinteresada y amparados siempre en el anonimato, como norma que se impuso en los trabajos desde el primer día para mantener la independencia de criterio y huir de cualquier clase de personificación o reconocimiento.

   La conveniencia de reproducir las páginas periodísticas publicadas en su día, viene dada por la dificultad de conocerla de los serranos no lectores habituales de la prensa, y la práctica imposibilidad de hacerlo por parte de los ausentes y de los emigrantes residentes en otras regiones del país, que ahora tienen oportunidad de recrearse con su lectura.

   La segunda parte de este libro recoge la reproducción fiel de los cuatro números de la revista BUJARAIZA que la mentada Asociación serrana había editado en los años mencionados. Como ya se ha indicado, es una publicación que no está ya disponible en su versión original por haber desaparecido hace años del mercado siendo difícil de encontrar. Su reimpresión trata de sacarlas del olvido dejando constancia fehaciente de su existencia y facilitar de este modo su acceso a las nuevas generaciones, como un legado para el futuro. El motivo que justifica la reedición de estos trabajos es, por una parte, la conmemoración del vigésimo quinto aniversario de la aparición de los textos originales que tuvo lugar en su día respectivamente en las ciudades de Jaén y Madrid, y de otra, la escasez de fuentes y publicaciones impresas existente sobre la Sierra de Segura en general, tanto en las comarcas jiennenses como en las albaceteñas, que aconseja poner las pocas que se han realizado a buen recaudo con la reimpresión conjunta que hoy se realiza, a fin de garantizar su conservación y divulgar su contenido.

   La revista BUJARAIZA de publicación trimestral, vio la luz pública en 1978 y su vida se prolongó durante más de un año. Su contenido era variado y atendía a todos los temas relacionados con el territorio y la población comarcana, incluyendo el tratamiento de problemas específicos, entrevistas de políticos relacionados con la comarca, recopilación y estudio de tradiciones, actividades y oficios antiguos, modos de vida, cultura tradicional, personajes populares, escritores de la tierra, formulación de nuevas visiones y propuestas de interés o perspectivas de futuro para la economía comarcal. De ahí la razón para que se reediten conjuntamente en un libro, con el fin de facilitar su conocimiento tanto a la población serrano-segureña como a otras personas interesadas por las materias o cuestiones que tratan.

   Entre sus contribuciones al estudio y catalogación del acervo popular de la revista destacan los trabajos históricos, geográficos y los relativos al comercio de la madera segureña y su uso en el arte religioso, estudio de instituciones históricas propias, rescate de personajes populares y autores comarcanos, registro de fiestas, conmemoraciones y usos tradicionales, sin olvidar los problemas que nos aquejan, los abundantes recursos y medios disponibles y aún aquellos otros que no se aprovechan en su justo valor, propuestas sobre varias cuestiones para mejorar la economía y aún perspectivas de la comarca.

   Entre las aportaciones que dichos trabajos literarios supusieron en su día a la memoria de la cultura popular de la comarca de Segura y su tierra, hay que mencionar también los materiales gráficos que aparecen en los artículos y escritos, donde se incluyen dibujos, fotografías, mapas, croquis, etc. que ilustran las materias estudiadas y reflejan la realidad del momento a que se refieren en cada caso.

   La visión en perspectiva de aquellos trabajos nos permite hoy observar que a pesar del tiempo transcurrido, muchos de sus artículos no sólo no han perdido actualidad, sino que podrían suscribirse en su integridad y ser reescritos en los mismos términos que en su día lo fueron, y lo mismo podría decirse también de varios de los problemas, actuaciones desafortunadas y omisiones que eran objeto de su denuncia pública, algunos de los cuales continúan planteados todavía.

   Los autores que intervinieron en la página Río Madera abajo del Diario Jaén fueron varios, entre los que se cuentan los ya indicados Emilio de la Cruz y Faustino Idáñez, de Orcera y Génave respectivamente, junto a colaboradores más o menos ocasionales como César Avilés López, de La Puerta, Pablo García González, de Puente de Génave, la orcereña Iluminada Olivares y otros más.

   Con el paso del tiempo ha terminado por irse conociendo de un modo u otro la identidad de los autores que se corresponde con los seudónimos usados en todos los trabajos, y puede indicarse que Aemilius era utilizado por Emilio de la Cruz, y los de Hermano Procopio y Paco el de la Justa, Loma Gérica, Don Gonzalo y en ocasiones algún otro, eran los habituales de Faustino Idáñez.

   La revista BUJARAIZA fue realizada con el concurso de numerosos autores de la tierra, entre los cuales intervinieron Antonio Yuste Moreno, de Beas de Segura; Manolo García y Fernando Millán, de Villarrodrigo; Emilio de la Cruz, Santiago Olivares Rodríguez e Iluminada Olivares Berjaga, de Orcera; Pedro Ruiz Avilés, Pablo García González y Santiago García Olivares, de Puente de Génave, Faustino Idáñez de Génave; Antonio Jiménez, de Siles; Juan José González de Torres de Albanchez; Antonio Sánchez Gómez y Jacobo Quero Garrido, de La Puerta de Segura y otros que lo hicieron de forma anónima.

   Autores del ámbito académico, como los profesores universitarios Galera Andreu, Aguirre Sádaba o Pascual Hernández del Moral, e historiadores de la talla de Joaquín Mercado Egea, realizaron con talento y brillantez los trabajos de investigación sobre materias de la comarca que les fueron solicitados por su condición de expertos, enriqueciendo de forma notable los conocimientos sobre la historia y patrimonio de la comarca.

   Entre los poetas hay que mencionar a los serraniegos Sebastián Bautista de la Torre, Casimiro Pérez Álvarez, Amparo García Nievas, como también a los comprovincianos Manuel Urbano, Miguel Calvo, y a los periodistas jiennenses Antonio Garrido, Esteban Ramírez, Vicente Oya, Ignacio Quesada y Antonio López Quero, que colaboraron gustosamente en la revista segureña.

   El resultado de todos estos esfuerzos individuales es el libro que ahora tiene el lector entre sus manos, que a semejanza de una acuarela traza una serie de pinceladas sobre el lienzo de la historia, donde se muestran algunas escenas de la vida de una comunidad humana -como es la serrano-segureña-, de gran interés para el conocimiento del acontecer de una comarca montañosa muy peculiar situada en un lugar estratégico del sur peninsular, entre parajes muy distintos que hoy forman parte de varias provincias y regiones, pero que en realidad es una parte del gran cordón orográfico prebético que en dirección hacia el este cruza las provincias de Jaén, el norte de Granada, Albacete y Murcia, constituyendo una verdadera comunidad humana, geográfica, histórica y cultural de rasgos muy específicos y singulares.

Emilio de la Cruz. Faustino Idáñez
Madrid y Jaén, junio de 2004

 

         Principal  ô  Estatutos  ô  Actividades  ô  Publicaciones  ô  Contacto  ô  Webs Amigas  ô  Libro Visitas  ô Galerías  

 

© Asociación Sierra de Segura  2007    E-Mail : avenidas61@gmail.com       Webmaster:  yelmo01